Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Madres ausentes

Una tarde de primavera vi Un otoño sin Berlín, una pequeña película vasca con Irene Escolar. Desde el principio esperaba que fuese una película fría, silenciosa, sin historia culebronesca, que aportara algo diferente, que no te lo contara todo, etc... En parte ha sido así, y cuando mejor me parece que funciona es cuando la cámara se detiene en la expresión de Escolar, cuando no habla. Pero entiendo que al final, tienes que lucir a la actriz, que encima tiene buena reputación en teatro, y la directora ha querido que Escolar despliegue todos sus recursos interpretativos. No lo necesita. Ya es suficientemente fotogénica. El cine no necesita de tanta exposición. El menos es más es la principal regla en la narración cinematográfica, la que mejor le sienta. Y echo de menos algo de ese cine enfermo de personajes ensimismados y casi autistas, de frikis extraños, de gente que se siente extranjera en su propia casa. Algo de eso hay, pero menos de lo que me gustaría. Parece que s…

Entradas más recientes

Por 13 razones : El viaje del héroe

Sombras chinescas de Tony Scott

Genios olvidados del cine español : VAL DEL OMAR

El Club Español de los Cinco

John Wick : Reyes del Inframundo

Siempre perdiendo

Silencio o la esencia de la Fe

Juventud Interrumpida

Recordando a Maese P. Tinto

Los bosques de Norteamérica